miércoles, 9 de enero de 2013

Las Mitford en "mujer tenía que ser"

“He ido al teatro a ver “La casa de Bernarda Alba, va sobre mamá y nosotras” 
Carta de Diana a Nancy Mitford
La vida de Nancy, Unity, Jessica, Diana, Pamela y Devora, debería haber sido apacible y patriarcal, entre castillos y cacerías, el té de las 5 y la temporada en Londres, pero la ola democrática que dio arranque al siglo xx estaba a punto de cambiar la faz de la tierra y empezaba a trastocar las tranquilas certezas de la aristocracia británica. 
Las hermanas Mitford son en sus variadas variantes el producto de ese vuelco social, modeladas por siglos de superioridad aristocrática, por sus genes corría el más rancio abolengo, pero todas ellas, romperán las normas y corsés que las ataba corto y seguirán sus propios sueños, propulsadas por su propia energía. Sus destinos serán algo fuera de lo común a lo largo de un siglo, el XX, que tampoco dejó títere con cabeza.
Algo parecido a una crónica de Vanity Fair pasada por ácido. 
Pasen y escuchen




jueves, 13 de diciembre de 2012

Panonnica, la baronesa blanca del jazz en "mujer tenía que ser"



La llamaban la baronesa y su imagen, a bordo de su Bentley blanco, recorriendo los clubs nocturnos de  New York es un mito del jazz.
Le dedicaron canciones e improvisaciones musicales con nocturnidad y alevosía, fue musa y mecenas. Nacida entre algodones, la baronesa se entregó a la vida errante del Village y la 52, las madrugadas sin fin, el tintineo del hielo en los vasos y la niebla espesa de los tugurios donde se experimentaba con los sonidos de vanguardia.
 
Cuando escuchó; 'Round Midnight” de Thelonius Monk mandó a la mierda su  vida regalada - incluyendo a sus cinco hijos - y comenzó la búsqueda del músico que le había hecho encontrar su lugar y su misión en este mundo.
Vivieron en el número 63 de Kingswood Road en New Jersey.  Como una atalaya, en lo alto de una una colina, con espectaculares vistas al río Hudson,  con sus gatos y sus músicos en apuros.
La casa se convirtió en un santuario para gatos callejeros que entraban y salían por las grandes ventanas. Y Monk bautizó el nuevo hogar como Catville.
Gatos y músicos sin hogar, encontraron junto a Nica aliento y sustento. 
Fue entonces cuando comenzó a jugar al juego de los 3 deseos y fotografiar a sus invitados.



jueves, 15 de noviembre de 2012

Lillian Hellman y su loba en "mujer tenía que ser"

"La deslealtad y la subversión me repugnan, pero hacerle daño a gente inocente que conocí hace muchos años para salvarme yo misma es, en mi opinión, un acto inhumano, indecente y deshonroso. No he de recortar mi conciencia a las exigencias de la moda de este año".
Lillian Hellman ante la Comisión Maccarthy

"Aún soy joven para añorar el pasado en lugar de vivir el presente, aunque muchas noches me entristece pensar en el dolor sufrido innecesariamente. Lamento haber dudado haber dudado tanto a lo largo de mi vida, buscando "la verdad" intentando descubrir el sentido de las cosas. Nunca supe que era la verdad, ni encontré el sentido que esperaba."
Lillian Hellman, "Una mujer inacabada"

Si quieres escuchar el podcast pincha en el enlace:
http://drakoska23880.podomatic.com/entry/2012-11-14T11_25_37-08_00



miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mary Shelley, la madre del monstruo en "mujer tenía que ser"


“Has morado en las sombras y perdido las esperanzas, y la muerte, tal y como la has conocido, parece cubrirlo todo con un manto fúnebre. El tiempo que fue, es y será te presiona y situada en el centro mismo de un círculo en movimiento te deslizas frivolamente mientras el mundo se tambalea. Miras al cielo y pedirás a las estrellas que las ideas y las pasiones que son tu vida vivan para siempre, le pedirás al firmamento azul que tu mente sea así de diáfana. Pero, ¿dónde están las estrellas? ¿dónde están los firmamentos azules?”     Mary Shelley, Diarios

Para escuchar el podcast, pincha en el enlace:

miércoles, 31 de octubre de 2012



 El Show de Vampira empezó a emitirse el 1 de mayo de 1954 a medianoche, pero el programa fue un éxito tal que pasó a transmitirse a las 10:30 de la noche y Vampira se convirtió en la reina del showtime.

Vampira, envuelta en tinieblas, recorría entre lápidas y telarañas el plató lentamnete, con los brazos extendidos y en modo zombie avanzaba hasta el primer plano donde lanzaba un alarido espeluznante. El guión, estaba aderezado convenientemente con bromas siniestras y Vampira sensualmente desmoronada en un diván hablaba muy filosóficamente con su mascota, una araña llamada Rollo, desbordando carne y lujuria macabra.

Para escuchar el podcast, pincha en el enlace:
http://drakoska23880.podomatic.com/entry/2012-10-31T13_21_11-07_00

viernes, 26 de octubre de 2012

Ardiente Aurora Bautista en "mujer tenía que ser"

Si tuviera que elegir sin pensarlo mucho mi película española favorita, la primera que me viene a la mente es “La tía Tula” dirigida por  Miguel Picazo en 1964. La película es una maquinaria precisa, de soberbia sobriedad. Un documento sociológico, más allá de su condición de clásico y de obra maestra del cine español. Si el pulso del director es clave en la Tía Tula, la interpretación de Aurora Bautista, es el no va más de la pasión.
El poderío emocional y el aplomo con que Aurora Bautista dibuja a “la tía Tula” es una lección de interpretación desmedida. La película de Picazo es un fresco naturalista de una belleza desnuda, como estar mirando por el ojo de una cerradura.  
La tía Tula se estrenó en el Festival Internacional de cine de San Sebastian en 1964 donde ganó la Concha a la mejor dirección y Aurora Bautista recogió todo tipo de premios y galardones por esta interpretación magistral.

Si quieres escuchar el podcast, solo tienes que pinchar el enlace:
http://drakoska23880.podomatic.com/entry/2012-10-26T10_09_49-07_00

sábado, 6 de octubre de 2012

El cielo según Lorenza Mazzetti

"Esta vida me fue regalada sólo porque yo era «de otra raza».  Todos los supervivientes portan consigo el peso de este «privilegio»  y la necesidad de dar testimonio.  Este libro quiere describir la alegría y el gozo que aquella familia me proporcionó  en mi infancia, acogiéndome como una «igual»; aunque fui «igual» a ellos en la dicha y «diferente» en el momento de la muerte. Ellos reposan en lo alto de la colina y yo los recuerdo. Si alguien pasa por allí, que deje una flor."
Lorenza Mazzetti



 Para escuchar el podcast, solo tienes que pinchar en el enlace:

lunes, 24 de septiembre de 2012

Sobre una Blancanieves torera y olé!


Tengo que reconocer que me sigue gustando el momento en que empiezan a poner las vallas y la alfombra roja que marcan las contracciones del parto del Zinemaldi,  pero en cuanto se me llena la Zurriola de gafapastastosos con la acreditación al cuello como perrillos felices en día de domingo se me desinfla el instinto cinematográfico y por alguna razón se me torna en asesino.
Debo estar haciéndome mayor y de paso cargándome de manías raras. 
Ya hace mucho que solo elijo una peli por día y voy mermando cada año, éste, solo compro siguiendo mi olfato animal el mismo día, si quedan en horas intempestivas a poder ser, cuando la explosión ciudadana de "tenemos que ver lo que echen sí o sí" ya se ha retirado a sus aposentos. En su favor hay que decir que la respuesta de los ñoñostiarras es proverbial y todas las sesiones se acaban llenando a medida de que los gurús sentencian a favor o en contra de tal o cual película.
Ayer domingo me eché al coleto una cola infernal en medio del vendaval por Blancanieves, super bien posicionada en el ranking google por encima de Walt Disney, lo que son las cosas...

 

La cosa es que a mí la fiesta no me gusta, así que las escenas de plaza de toros, se me hicieron eternas, pero me gustó el ejercicio estético, elegante, lujoso y el giro inesperado aunque algo estrafalario de la alegoría de Bergen que va de la oda al toreo a la oda a Tod Browning con cierto toques del culebrón de Ubrique. 
Vamos de oda en oda y tiro por que me toca.
Claro que la Blancanieves torera de Bergen  está muy bien, sobre todo para estampársela en los morros a los premiadísimos The Artist y que la madrastra mala, malísima versión "Sálvame de luxe" en los años 20 está bordada finamente por una Maribel Verdú disfrutando como una loca (no me extraña, el personaje es un bombón irresistible para cualquier cuarentona) El reparto brilla, hasta que nuestra heroína Blancanieves crece y le crece una sonrisa llenita de dientes que nos enseña sin parar a pesar de que su perra vida que es como para no parar de llorar a moco tendido.
Yo pensaba (eso me pasa por pensar) que al ser una alegoría Bergen nos iba a brindar una Blancanieves vengadora de todo el dolor que le han causado ya que le pone un estoque en la mano, pero no, se conforma con ser mujer torera y hasta muerde la manzana envenenada y se me queda llorando en el atáud sin querer despertar. 
Lo que si debo agradecer al director, eso sí, que el príncipe azul se abstuviera de salir a escena.



viernes, 21 de septiembre de 2012

Las voces de Juana en "Mujer tenía que Ser"


A los trece años, Juana de Arco confesó haber visto a San Miguel, a Santa Catalina y a Santa Margarita y declaró que sus voces la exhortaban a llevar una vida devota y piadosa. 
Unos años más tarde, se sintió llamada por Dios a una misión que no parecía al alcance de una campesina analfabeta: dirigir el ejército francés, coronar como rey al delfín en Reims y expulsar a los ingleses del país. Y cumplió. Con un par.

Si quieres escuchar el podcast pincha en el enlace:




 

jueves, 13 de septiembre de 2012

Los enredos de Alma Mahler en "Mujer tenía que Ser"


A Alma Maria Schindler se la conoce más a través de los hombres que la amaron, que a través de sus composiciones o sus libros de memorias. Ellos fueron, cierto es hombres notables, tocados por una suerte de genialidad brutal. 
Junto a Alma hallaron el contrapunto femenino imprescindible para que aflorara su genialidad.
Ella fue amante, modelo, musa y una de las figuras mas destacadas de la Europa de entreguerras. 
Su fama la convirtió en el puntal y referencia en la transición del arte; de las formas clásicas y decimonónicas a las nuevas vanguardias del siglo XX.

Para escuchar el podcast, pincha en el enlace: